¿Sabías que la carne de Conejo es una delicia con gran cantidad de nutrientes?

La carne de Conejo se puede preparar de muchas maneras: a las brasas, ahumados, en tamales o mixiotes. Los nutrientes que aporta ayudan principalmente a niños, adolescentes y mujeres embarazadas; pero eso no es todo, su consumo está ligado al combate de enfermedades cardiovasculares. Es muy rica en proteína, más que cualquier otra carne que comemos cotidianamente,  es más rica que la de cerdo, la de pollo o la de res, que son las más consumidas.

Además, tiene menos grasa y la poca que tiene es insaturada. Esa grasa hace que sea más digerible el conejo. Es muy común que la gente diga: “hay me hizo daño la parrilla”, pero lo que hace daño es la cantidad de grasa que contienen.

Consumimos proteínas para que nos den energía, se formen nuestros músculos, se reparen nuestros tejidos y la sangre se restituya continuamente; entonces, todo eso lo tomamos de la proteína que consumimos. Así, entre mejor sea su calidad, nuestro cuerpo la va a utilizar más eficientemente.

Fuente: Prensa CLAP